En el panorama de la agricultura moderna, los fertilizantes agrícolas desempeñan un papel fundamental para garantizar rendimientos óptimos y cultivos saludables.

Hoy en el blog de Artal hablamos de los diferentes tipos de fertilizantes, desde los fertilizantes convencionales hasta las formulaciones foliares.

Explicaremos cómo estas soluciones, especialmente las de Artal, pueden mejorar la perspectiva hacia la fertilización de cultivos agrícolas, ofreciendo una combinación única de eficacia, sostenibilidad y rendimiento.

Tipos de fertilizantes

Tipos de fertilizantes que podemos encontrar

En primer lugar, definimos qué es un fertilizante. Es un compuesto o mezcla de sustancias químicas naturales o sintéticas diseñadas para enriquecer el suelo y proporcionar nutrientes esenciales a las plantas, ayudando en su crecimiento, desarrollo y salud.

Se utilizan para corregir deficiencias nutricionales en el suelo y mejorar el rendimiento y la calidad de los cultivos.

Seguidamente, mostraremos los productos fertilizantes agrícolas que pueden encontrarse en el mercado.

Fertilizantes inorgánicos

Fertilizantes inorgánicos

Son productos diseñados específicamente para enriquecer el suelo y proporcionar a las plantas los nutrientes esenciales que necesitan para crecer y desarrollarse adecuadamente.

Estos fertilizantes cuentan con sales, minerales y compuestos químicos que combinan nitrógeno, fósforo, potasio y otros elementos necesarios para el crecimiento vegetal.

Su principal ventaja radica en su capacidad para proporcionar una alta concentración de nutrientes de manera rápida y controlada, lo que permite una aplicación específica según las necesidades de los cultivos.

Su aplicación aporta otras ventajas como un aumento rápido del crecimiento de las plantas; un control preciso de la cantidad de nutrientes y son además fáciles de almacenar y aplicar.

Su uso excesivo o incorrecto puede acidificar el suelo y provocar una mayor riesgo de contaminación ambiental, por lo que es crucial aplicarlos con cuidado y siguiendo las recomendaciones de dosificación adecuadas.

Fertilizantes orgánicos

Fertilizantes orgánicos

Son derivados de materiales naturales como estiércol, compost, restos de plantas y otros residuos orgánicos.

A diferencia de los fertilizantes inorgánicos, estos fertilizantes proporcionan nutrientes de manera más gradual, ya que deben descomponerse antes de que las plantas puedan absorber los elementos nutritivos.

Además de su función nutricional, los fertilizantes orgánicos también mejoran la estructura y la fertilidad del suelo, promueven la actividad microbiana beneficiosa y ayudan a retener la humedad.

Como desventaja frente a los inorgánicos, aportan una menor concentración de nutrientes siendo además su liberación más lenta.

Biofertilizantes

Biofertilizantes

Los biofertilizantes son productos naturales derivados de microorganismos, como bacterias, hongos o algas, que ayudan al crecimiento y la salud de las plantas al mejorar la disponibilidad de nutrientes en el suelo.

Estos microorganismos pueden fijar nitrógeno atmosférico, solubilizar fosfatos y potasio, así como facilitar la absorción de otros elementos esenciales para las plantas.

Su aplicación puede mejorar la estructura del suelo y aumentar su capacidad de retención de agua, lo que resulta en cultivos más saludables y una mayor productividad agrícola a largo plazo.

Bioestimulantes

Bioestimulantes

Los bioestimulantes agrícolas son sustancias o microorganismos que se utilizan para potenciar el crecimiento de las plantas y mejorar el rendimiento de los cultivos a través de diversos mecanismos fisiológicos.

Estos productos pueden contener sustancias como aminoácidos, proteínas, carbohidratos, vitaminas, ácidos húmicos y extractos de algas, entre otros, que actúan como elicitor de respuestas en las plantas, estimulando su metabolismo y mejorando su capacidad para absorber nutrientes.

Su aplicación puede resultar en un mejor rendimiento de los cultivos, una mayor calidad de los productos agrícolas y una reducción del impacto ambiental de la agricultura.

Los bioestimulantes pueden ser una herramienta valiosa para la agricultura sostenible.

Pueden ayudar a mejorar el rendimiento de los cultivos y hacer que las plantas sean más resistentes al estrés.

Artal productos

Conoce los productos Artal

En Artal contamos con fertilizantes nutricionales de aplicación tanto foliar como radicular, bioestimulantes también conocidos como inductores para las distintas etapas fisiológicas de las plantas, así como activadores del sistema inmunitario como la gama Primtal.

Destacamos 3 de los productos más destacados, productos nutricionales, inductores o activadores, veámoslos a continuación.

Microponic

Es un avanzado corrector múltiple de carencias desarrollado por ARTAL Smart Agriculture, diseñado para mantener un equilibrio nutricional óptimo en una amplia variedad de cultivos.

Microponic de Artal

Este producto es esencial para cualquier programa de nutrición vegetal gracias a su composición balanceada que incluye boro, cobre, hierro, manganeso, molibdeno y zinc, todos en formas asimilables por las plantas.

Gracias a su fórmula con agentes quelatantes HEEDTA, MICROPONIC asegura una rápida absorción y asimilación de los microelementos esenciales, facilitando la activación de procesos enzimáticos cruciales y el metabolismo energético de las plantas.

Este proceso resulta en un incremento notable en el rendimiento y la salud general del cultivo, especialmente durante las fases críticas de brotación y desarrollo intenso.

Además, Microponic es altamente versátil y puede ser aplicado tanto foliarmente como por vía radicular, adecuándose a diferentes sistemas de riego y evitando aplicaciones en horas de alta insolación para maximizar su efectividad.

Recomendado para frutales, cítricos, hortícolas, cultivos extensivos y ornamentales, lo que lo convierte en un componente indispensable para la gestión integral de la fertilidad del suelo y la nutrición de las plantas.

Super set

Super set

Inductor natural de floración y cuajado de frutos, libre de hormonas, diseñado para maximizar la fecundación y calidad de los frutos en agricultura.

Este bioestimulante esencial incorpora una combinación trimonomérica que extiende el tubo polínico y mejora la germinación del polen, facilitando así una floración robusta y un cuajado eficaz.

Enriquecido con fósforo, potasio, molibdeno y boro, Super Set de Artal no solo induce la floración sino que también potencia el desarrollo inicial del fruto, asegurando una mejora significativa en la producción.

Esta formulación especial favorece la asimilación de nutrientes y es completamente asimilable tanto por aplicación foliar como radicular.

Está recomendado su uso para frutales, cítricos y hortícolas, ya que Super Set es ideal para aquellos momentos críticos de pre y postfloración, asegurando un cuajado efectivo y mejorando la calidad y cantidad de la cosecha.

Su uso es óptimo evitando las horas de mayor insolación para maximizar su efectividad, aplicable mediante cualquier sistema de riego.

Primtal WF

Primtal WF

Activador inmunológico diseñado para fortalecer el sistema inmunitario de las plantas bajo condiciones de estrés, especialmente en la presencia de insectos chupadores como la Mosca blanca.

Este producto es parte de la línea Stress Free de ARTAL, que utiliza la tecnología “priming” para preparar las plantas para responder de manera más efectiva y rápida a amenazas específicas sin un coste energético adicional.

Formulado con ácido algínico y manitol derivados del extracto de algas Ascophyllum nodosum, PRIMTAL WF activa el metabolismo secundario de las plantas, mejorando su capacidad de resistencia a estreses y evitando la generación de resistencias en los cultivos.

Su compatibilidad con la lucha biológica y su certificación para agricultura ecológica lo hacen ideal para una amplia gama de cultivos, incluyendo frutales, hortícolas, extensivos y ornamentales.

Se puede aplicar tanto foliar como radicularmente, adaptándose a diferentes estrategias de manejo agrícola y asegurando una cobertura y protección óptimas.

Es recomendable su uso repetido cada 7 a 15 días según el tipo de cultivo, contribuyendo así a un desarrollo más saludable y robusto de las plantas.

Share This