ARTAL Smart Agriculture ha decidido tomar una serie de medidas en consonancia con las normas de seguridad decretadas por el Gobierno de España para contener la pandemia de COVID-19 y, además, poder garantizar el suministro de productos a sus clientes nacionales y extranjeros. 

De esta forma, el equipo comercial trabaja desde casa, evitando reuniones presenciales mientras siga vigente el estado de alarma, pero atendiendo todas las consultas telefónicas o por correo electrónico. Asimismo, se ha adoptado un sistema de turnos en el laboratorio para reducir totalmente el contacto entre los trabajadores.

En la fábrica se ha establecido la jornada intensiva para asegurar que no se detenga la producción al tiempo que se facilita que los trabajadores pasen más tiempo en casa. Por último, logística sigue trabajando para hacer llegar los productos a todos los clientes, aunque con los medios de protección necesarios para evitar el riesgo de contagio.

Como el resto de las empresas del sector, ARTAL Smart Agriculture aporta productos imprescindibles para la producción agroalimentaria, primer eslabón de la cadena para poder garantizar un suministro de alimentos básico en las actuales circunstancias. Aunque la situación es crítica y puede modificarse según la evolución de la pandemia, dejar de proveer estas soluciones al agricultor pondría en riesgo la viabilidad de las cosechas actuales, por lo que es imprescindible garantizar la libertad de tráfico de productos fertilizantes y la apertura de las estructuras necesarias para poder mantener el sistema de distribución de estos productos.

Además, en el año de su 125 aniversario, ARTAL Smart Agriculture, una empresa que ha sobrevivido a guerras, periodos convulsos, catástrofes naturales y numerosas crisis económicas, quiere lanzar un mensaje de optimismo, convencido de que el país, y el mundo entero, saldrá de esta crisis, como lo ha hecho en repetidas ocasiones de situaciones mucho peores.

Share This